26 abril 2006

El mejor pastor de Navarra (2). ¡El blanco se mueve!


Las guías de viaje insisten en pintarlo todo tan idílico y quitan tanta importancia a las pegas que acaban diciendo cosas como ésta: “Las Bardenas son uno de los últimos lugares en los que se puede escuchar el silencio, sólo roto por los vuelos rasantes y los bombardeos de los aviones militares”.

El centro de la Bardena Blanca está ocupado por un terreno del Ejército del Aire, y los cazas hacen maniobras de lunes a viernes (la guerra con horario de oficina, como de Gila). Esos vuelos rasantes son tan atronadores que, cuando pasa un avión, dos personas separadas un par de metros tienen que gritarse a pleno pulmón si quieren oírse. Y es peor cuando toca bombardeo: en la llanura hay desperdigados unos cuantos autobuses viejos, y los cazas intentan acertarles. La Bardena tiembla con los bombazos.

“Un día apareció por aquí un pastor”, nos contó José Antonio, “no sé de dónde era, no lo conocíamos ninguno. Nos dijo que iba, qué sé yo, cara Tudela o cara Zaragoza, no sé. Y se puso a cruzar el polígono de tiro con el rebaño, justo cuando los aviones empezaban a tirar bombas. ¡Mecá! Dicen que el piloto llamó a la base, “¡que el blanco se mueve, que el blanco se mueve!”. Y el otro con las ovejas, que le caían las bombas por todas partes, y el perro ladrando, y no tenía dónde esconderse. Pararon el bombardeo y lo sacaron de ahí. Creo que no le pusieron sanción ni nada, porque el pobre hombre se metió por ignorancia”.

A José Antonio los cazas lo traen loco. “El otro día me subí a la plana aquella de allá arriba, y los aviones venga a dar vueltas: venían, giraban justo encima de las ovejas, se iban, volvían a venir, giraban, y así todo el rato. Pa mí que dijeron vamos a dar los giros allá, donde el rebaño. Y todas las ovejas apretadas, hechas una pelota, y los choticos locos, que no sabían dónde meterse. Yo decía me voy a ir arrimando pal monte, a ver si los voy trayendo pal barranco y se estrellan”.

6 comentarios:

pelopatrás dijo...

Muy bueno, Ander. Un gusto leerte. Gracias :)

Igoa dijo...

Acabo de aterrizar y me he leído toda la historia de tirón.

Me he reído un montón, tanto con la historia del pastor como imaginándome los comentarios del experto conservero (los raviolis enlatados de qué marca mejor?) y no menos puntilloso con el funcionamiento del motor (a 80Km/h la moto va a un 65%, ahí perfecto). He pasado envidia también por imaginarme paseando con la Vespa por esos lugares.

Este lector también se acerca a los 30 y no sería malo pasarlos de algún modo especial y "juvenil", para que el trago no sea como el de un mal tequila sin limón. Habrá que pensar en conseguir un buen limón ;-)

Seguiré aquí enganchado, seguro.

espía extranjero dijo...

El pastor infiltrado era Bin Laden, grabando material para su próxima aparición en Al-Jazeera.

Ander Izagirre dijo...

J., eres un espía novato, lo del pastor sería demasiado evidente: Bin Laden era una de las ovejas.

Erri-Berri dijo...

Por cierto, veo que esa cámara digital funciona de maravilla. Las ovejas sí que saben de "Alianza de civilizaciones".

Peceirus dijo...

esa vespa y esas bardenas para recorrer