29 julio 2006

Última etapa

Ya os conté por qué los caravaneros persas hacían una primera etapa muy corta.

Pues bien, si la primera etapa suele ser la más corta, la última suele ser la más larga. Me ha pasado más de una vez. Y tiene su lógica: el vespista, fatigado al final de un viaje de dos meses, recorre los 200-250 kilómetros de una jornada normal y se da cuenta de que sólo le quedan 100 más para llegar a casa. Entonces decide hacer ese esfuerzo extra, porque ya sueña con la ducha, la cama, los yogures griegos del frigorífico.

Así fue la última etapa de Vespaña. Fuentes de Ebro-Belchite-San Sebastián: 370 kilómetros. La más larga de todo el viaje.




En la llegada a Donosti, en la rampa de Ondarreta, no hubo banda de música pero sí un nutrido comité de bienvenida (no es que fueran muchos, es que luego merendamos tortilla de patatas, así que eso: nutrido comité). De pie: mis padres Iñaki y Arantza, yo mismo, la gran Marisa, Gari A. (más tarde llegó su Oihane) y Xabi. En cuclillas: Gari I. (más tarde llegó su Laura), Josema, Francis y Ione. Fotógrafa: mi hermana Eli. En el centro, oculta en su timidez: la vespa.


Así de bien acabó Vespaña. Y aunque dentro de un tiempo quizá retome la vespa para hacer otra escapada por La Rioja y Soria (y ya puestos, a Nairobi o Samarcanda), con esto echo el cierre al viaje y al blog.

Ahora me toca ponerme a escribir (a completar las historietas que se han asomado al blog y a escribir muchas otras que esperan en los cuadernos, a ver si van saliendo reportajes y croniquillas publicables, a ver si va cuajando un librote). Y también me toca filtrar una tonelada de fotos para preparar proyecciones (públicas, de asistencia voluntaria, en casas de cultura y sitios así: porque es fácil perder amigos con una proyección entusiasta de fotos en el salón de casa. La resistencia humana ronda las 160 diapositivas. A partir de ahí va creciendo el rencor).

Cada vez que bajo a la calle veo la vespa. A veces la uso para ir a algún sitio cercano (hoy a Pasai Donibane: había sardinada popular). En esas ocasiones, cuando salgo con la vespa a la carretera, me dan muchas ganas de saltarme el cruce que corresponde y seguir y seguir y seguir. En gran parte, la culpa es vuestra. Muchas gracias.

22 comentarios:

Ander Izagirre dijo...

He hurgado en las tripas del blog hasta conseguir colgar la foto. Y entonces, no sé cómo, he borrado todos los comentarios y las despedidas que habíais colgado. Eran 9: erri-berri, rafa, david, lucía, nomeacuerdo, mi-tacua-uy, nahum, eduardo... y me falta alguien.

Disculpadme. ¡Qué rabia!

Ander Izagirre dijo...

Ah, la novena era Bea, con su propuesta sidecar.

Lucía Martínez Odriozola dijo...

Bueno, yo insisto. Muchas gracias, Ander, por los buenos momentos que nos has hecho pasar. Y vuelve rápido con otra cosa, otro viaje, algo.

Emilio dijo...

Gracias fugaz amigo. Puede que no nos veamos más, que estuviesemos predeterminados a cruzar nuestros caminos sólo treinta minutos, pero por mi parte entrañables y muy importantes. Salud y larga vida Ander. Hasta siempre.
Emilio (el del Veleta).

Eddie Willis dijo...

Enhorabuena por el viaje y a seguir vespeando!

Bea dijo...

Ander, no te puedes quedar ahí... Queremos más.

oktopus dijo...

Ongi etorri, fenomeno!!!

David Álvarez dijo...

estoy de acuerdo con Bea: ahora tienes una responsabilidad... digamos... social, o algo así, no sé, pero me da como pena o algo...

Nahum dijo...

¡Nos has borrado, eh, mamoncín! ¡no querías que el delito lacrimógeno en el que estábamos cayendo saliera a la luz...!

Pues insisto: creo que tus lectores tenemos el derecho (inalienable e irrenunciable, como todos los derechos) a que sigas viajando y contando y amenizando y escuchando y fotografiando y emocionando...

vertol dijo...

Muchas gracias pro rescatar al aventurero incansable, por mostrar España desde dentro.
Ahora a por el libro, y a por el Donosti-Dakar en Vespa, para mostrar lo que hay de verdad.
Gracias.

Iñaki Makazaga dijo...

Ongi etorri, Ander. Qué ganas tengo de quitarme la arena del Chaco y empezar a leer con tiempo tu blog, que espero que pronto se convierta en libro.
Cuántas ideas sugiere. Es como un gran bolo de coca. Por más que te leo, más ganas me entran de escribir. Así que no pares. Te pago la gasolina, si hace falta.
Y si te pasas la primera quincena de agosto por Iruña, avisa. Allí estaremos rumiando Bolivia. Quedamos e intercambaimos batallitas.
Ánimo con la ITV!

Ander Izagirre dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Ander Izagirre dijo...

La próxima vez que me vaya de viaje, le diré a mi sufridora abuela que la culpa es vuestra. Es que me dais muchas ganas de seguir, jobá.

Entiéndase bien: no es que os vea y me den ganas de irme. Es que esa milonga de la responsabilidad social me ha gustado, es una excusa pistonuda para viajar. Así me podré integrar por fin en la sociedad (en la sociedad de hoy en día, como tanto gusta rematar, o la sociedad en la que vivimos, cualquiera de las dos).

Tendré que viajar para contaros aventuritas. Para informar sobre las misteriosas tierras allende el horizonte y los enigmáticos seres que las habitan. ¿Darán subvención?

Peter dijo...

También nosotros, a partir de ahora, vemos de manera diferente cuando vemos una vespa. ¿Será Vespaña?, nos preguntamos inquietos.
¿Para cuándo un museo de la vespa?

Miguel dijo...

Qué bonita tentación de la escapada cuando vuelves a ver un cruce! Seguir, seguir, seguir. Como diría Eresfea, subir, subir, subir. Bueno, me uno a los adioses. Un abrazo y gracias otra vez por el blog.

charly dijo...

enhorabuena, crack!

ha sido una gozada ir de paquete en este viaje!

a ver qué te inventas para el próximo, ya lo visualizo: Portugalinete.Portugal en patinete

tirurí, tirurí!

Ander Izagirre dijo...

Gracias a ti, paquete.

El proyecto "Portugal en patinete" se llamaría "Portugalete". Y saldría desde el puente colgante.

¡Tirurí!

Erri-Berri dijo...

Treinta un años han tenido que pasar desde que murió el caudillo para poder cantar sin remordimientos:

VES-PA-ÑA!
VES-PA-ÑA!
VES-PA-ÑA!


Y gracias por darnos un motivo más para coger el metro todos los días...

Javier Zardoya dijo...

Enhorabuena macho, una idea genial lo de la vespa. Oye, si me llego a enterar antes de que la última etapa arrancaba en mi pueblo te hubiese echo de guía nativo; o por lo menos te hubiese invitado a unas cañas.

Un saludo y gracias por el blog.

Javier Zardoya dijo...

Uff, perdon: hecho.

eduardo el iberico dijo...

apoyo la moción del patinete, y propongo el descenso de los "Anders" en goitibera ( ¿¿¿o es goitivera??? ), la cosa es que te vayas , veas y nos lo cuentes.
saludos y gracias por compartir tu mirada con nosotros

Ander Izagirre dijo...

Qué pena, Javier, que no te pillara a tiempo. Será la próxima, con el goitibera que propone Eduardo.

Gracias y saludos a los dos.