13 mayo 2006

Y dicen que viajar es caro

En plan replicante bladerruner: anoche dormí en Cabeñes, una aldeúca colgada de los Picos de Europa; esta mañana he recorrido el valle de Liébana desde Potes hasta Fuente Dé; he entrado al monasterio de Santo Toribio (donde muestran un Lignum Crucis, leño de la cruz de Cristo) y además he entrado por la Puerta del Perdón (sólo abierta en años de jubileo lebaniego, como este 2006); he curveado por el desfiladero de La Hermida; he remontado el Cares por Cabrales; he visitado Covadonga y he llegado al bellísimo pueblo costero de Ribadesella (en el estuario del Sella, Asturias).

Pero lo mejor del día me acaba de pasar hace media hora.He cenado en el paseo marítimo de Ribadesella. ¿Cuánto creéis que puede costar una cena en el paseo marítimo de Ribadesella? A las 21.45, con el sol todavía disolviéndose en el Cantábrico, he acercado la vespa a un banco, he sacado el hornillo y he llenado el cazo con agua de una fuente cercana. He preparado un tremendo plato de espaguetis con atún y tomate, bien acompañado por un trosco de pan, y he cenado mirando las olas. Me he puesto a calcular la cena: me salen 1,13 euros (más el butano que ha gastado el hornillo, que eso no sé calcularlo, pero echadle 10 o 15 céntimos más). Y luego me he pegado un lujo que no suelo repetir más que cada dos o tres años: me he zampado dos panteras rosas (99 céntimos). Si me hubieran regalado 100 euros para gastármelos esta noche, no habría podido hacer nada con lo que hubiera disfrutado más.

(Peter tiene razón: la gastronomía se va apoderando del blo. Y la pantera, que siempre asoma el hocico de una manera u otra). Veo que he escrito, por error, "blo". Pero me gusta mucho. Así mantendríamos sin promiscuidades el reducido grupo de palabras que acaban en "g", como relog, bog o carcag.

Mañana salgo pa Gijon. Luego no sé si seguir por la costa hacia Galicia o, probablemente, subir de vuelta la Cordillera Cantábrica para entrar en León y estar en Babia.

3 comentarios:

Rafa dijo...

De Cabeñes a Ribadesella por Picos... igual no hay un viaje de un día más bonito que el que acabas de hacer.

Dicen en Liébana que el Lignum Crucis de Santo Toribio es el más grande que se conserva en el mundo. Eso dicen.

Y bañarse en una poza del Cares, lo que supongo ya estará prohibidísimo, como todo, es una experiencia inolvidable.

Qué pena que no esté yo por allí, porque por Gijón o alrededores te aseguro que no ibas a cenar espaguetis con atún.

Esnabide dijo...

El sábado 13 te recordamos en Aránzazu, donde se celebró una prueba ciclista de Juveniles (Oñati/Aránzazu), como en la que tu participaste HACE algunos años ¿13?, en un día lluvioso, y que aún siendo también un sitio bonito, no se parecía mucho al escenario de "tu jatetxe" en el paseo marítimo de Ribadesella.
Ondo izan

Erri-Berri dijo...

¡Puxa Asturies! ¡Puxa Sporting (manque pierda)!

Unas parrochinas en ese puerto, por Dios. Y sidra, la mejor excusa para hacer noche sin conducir.