22 mayo 2006

Sólo paré a saludar...


... y casi me quedo a vivir.

En Xinzo de Limia (sur de Orense, que ya es decir) me desvié a Vilar de Barrio, y de ahí me seguí desviando hasta la aldea de Maus. Pregunté por Mercedes, la de Isaac, y cuando apareció le dije que traía saludos de Beatriz, la nieta de Ramiro, que yo era amigo de ella y de su familia, que la conocía de Pamplona. Qué buena es Bea, qué chica tan maja, qué sociable, es que habla con todo el mundo, y qué dos críos tan guapos tiene, pues ahora está embarazada otra vez, ay, qué alegría, seguro que sale tan guapo como los otros, y Carlos, cómo le gusta este pueblo a Carlos. En la primera pausa, Mercedes me dice: "¿No quieres pasar a tomar un café?". Acepto y entro hasta la cocina.

Dentro está su marido Isaac, Isaac el Grande, que enseguida empieza a desplegar sobre la mesa un jamón, una ristra de chorizos y un salchichón, y empieza a cortar lonchas y rodajas como si se fuera a acabar el mundo. "Venga, come, come sin miedo". Y yo que no quiero molestar, que por favor. Me pongo a picar, una loncha de jamón, una rodajita de chorizo. "El jamón, bah, nos tocó en una cesta, pero el chorizo y el salchichón son nuestros, los hacemos en casa. Pero come, hombre, come. ¿Y no quieres un poco de vino? También lo hacemos en casa.Toma, bebe. ¿O mejor una cerveza, que casi no tiene alcohol, para que vayas bien en la moto?". Isaac me sirve vino, a la vez abre un botellín de cerveza y Mercedes me deja sobre la mesa un tazón de medio litro de café con leche. Y pan y galletas y bizcocho. No sé por dónde empezar, y como dudo, Isaac arranca de nuevo: "Pero come, hombre, come tranquilo, que todo es de casa". Son las 11.20 de la mañana. Le pego con entusiasmo al chorizo y al salchichón -excepcionales- mientras bebo sorbos de café y de cerveza. A los cinco minutos paro para respirar. "Buf, qué comilona, muchas gracias". "Pero, hombre, si no comes nada". "Es que son las once y media, y estoy lleno...". "Bah, con lo que has comido qué te vas a llenar, anda". Y empieza a cortar más lonchas de jamón. "No, por favor, ya no puedo más". "Pues mira, te los pongo en un bocadillo, y así luego no tienes que buscar un sitio para comer".

Isaac me hace un bocadillo de jamón y salchichón tamaño superpetrolero. Lo envuelve en papel de aluminio. Cuando lo termina, la inactividad le pone nervioso y toma otra decisión: sin decirme nada, agarra una ristra de cinco chorizos y un pedazo de salchichón de 20 cms. y los envuelve en más papel de aluminio. "Para que los lleves en la moto, por si surge una necesidad".

Oigo a Mercedes a mis espaldas: "Oye, y si te quieres quedar a comer...". Me giro y la veo alzando dos patas de cordero, una en cada mano, como si fuera una sota doble, o una diosa de la carne y la gula. "Son de corderos nuestros".

Ha pasado ya un día y medio. Después de una visita estupenda al lago de Sanabria (tiene historias interesantísimas, leyendas, geologías, monasterios extraños y mil detalles deliciosos, pero comprenderéis que sacrifique la crónica del lago en favor del episodio de Maus), después de Sanabria, digo, estoy en Zamora. En un parque entre la catedral y el castillo, me he preparado un bocata con el chorizo de Maus. Me saltan las lágrimas de la emoción. Creo que me notaréis el aliento incluso a través del blog. Y he pensado que si hago una pasta con este chorizo y la mezclo con la gasolina de la vespa, seguro que puedo ir a 170 km/h.

Sólo puedo añadir: ¡Viva Maus! ¡Vivan Isaac y Mercedes!

(Voy hacia Salamanca y Ciudad Rodrigo. Después, probablemente haré una transversal hacia Madrid por la sierra de Francia, sierra de Gredos, sierras de Ávila... Y quizá llegue a Madrid dentro de tres o cuatro días. Amigos madrileños o residentes en Madrid, ¿andáis por ahí? ¿Nos tomaremos una caña? Yo pongo el embutido).

15 comentarios:

David Álvarez dijo...

tendrías que haber ido en bici en lugar de en vespa, porque dentro de unos días ya no vas a caber en la ropa...

Bea dijo...

Lloro de la emoción. Y no es por envidia del chorizo. Mercedes llamó a mi madre para decirle que qué amigos tan simpáticos y bien educados tiene Beatriz, que qué ilusión, fíjate, ir hasta allá, sólo para saludarles, que vuelvas cuando quieras, Andér (con acento en la "e". No hay nada más difícil para un gallego que la acentuación vascongada).
Mil gracias por llevar los saludos.

Slepnir dijo...

Entré en esta página casi por casualidad y me está resultando una aventura apasionante. Solo quería animarte a que sigas escribiendo desde allá donde estés. Es mucho mejor que ver la tele.

Anónimo dijo...

kaixo ander.ni ere kroniketara engantxatua naukazu.rogekin entzun zintudan eta...ea bihotzerrea arina zaizun!!! roman

Anónimo dijo...

kaixo ander.ni ere kroniketara engantxatua naukazu.rogekin entzun zintudan eta...ea bihotzerrea arina zaizun!!! roman

Eric dijo...

Hola Ander, soy Eric, enhorabuena por tu viaje, me muero de envidia. Si vas por la Sierra de Francia te recomiendo que visites La Alberca. Era el pueblo de mi abuelo y merece mucho la pena el desvío. Además, ya que estás tan gastronómico, el chorizo es de primera y a buen precio. Te recomiendo una tienda en la plaza mayor con un vendedor peculiar que seguro que te cuenta alguna milonga (a mí me dijo que tuvo una novia de Irún). Y si tu vespa tiene moral, la subida a la peña de Francia es muy bonita. Que sigas disfrutando, habrá que hacerte un reportaje un día de éstos, lo voy a proponer por aquí.

Rafa dijo...

Grande. Muy grande.
Pero que me tenga que enterar de algunas noticias importantes por este blog... en fin.

mr. shy dijo...

Muy entrañable lo de hoy. Me ha gustado mucho. Como simpre, pero hoy quería decirlo así, explícito.

Imak dijo...

Esas fotos del editor... No hagas como el chorizo y las dejes para el final. Aunque sea una loncha de Mendi en la huerta.
Ánimo eta segi aurrera.

c.c. dijo...

ander,carletto me habia hablado
maravillas de tí,de tus libros...
charly te colgo en su adversario...
pinché y sí,tu, tu, eres bueno...
que bien se pasa leyendote!
felicidades!!!
una gijonesa.

c. dijo...

amigos de ander del pais vasco...
una pequeña traduccion simultanea..
os hace?
eskarrikasko.

Erri-Berri dijo...

¡Y viva Bea!
Enhorabuena, amiga.
Ya están poniendo las cañas a enfriar en Madrid.
Nos podemos dar un paseo en Vespa por la Feria del Libro, que empieza el viernes. Puede ser un curioso capítulo para tu genial libro.

¿Dónde vas a ver el Mundial, Ander? Puede darte mucho juego eso...

Abrazos

Peter dijo...

Al terminar la lectura dan unas ganas tremendas de bajarse a Don Jamón y ponerse tibio... Gula, eso es lo que fomenta Vespaña, pura gula. Gula del Norte.

Pelio dijo...

Kaixo Ander.

Aquí estamos "los Pelios" enganchados a tu bloghs. A mí me parece genial que nos informes de tus correrías tanto paisajísticas como culinarias "con el estómago lleno las penas..."

Aupa Ander. Zorionak . Y a triunfar.

Anónimo dijo...

Ze polita. Ze gosea. Ze emozioa.

xme