16 mayo 2006

Hubo novedad

Ya no hay duda: el abuelo babiano del que os hablaba ayer -"¡que no haiga novedad!"- era un sabio. Porque ayer hubo novedad, y mejor que no la hubiera habido.

De Ponferrada subí a ver Las Médulas (unas montañas rojizas destripadas a lo bestia por los romanos para extraer oro, una historia alucinante y un paisaje alunizante), y cuando bajaba de vuelta, la maneta del embrague empezó a girar como loca, sin enganchar las marchas. A trancas y barrancas, pateando asfalto y cuesta abajo hasta Carucedo, llegué a un taller en el que me recibió un mecánico antipático esdrújulo (debía de ser de la familia de aquellos de Villasana de Mena, los del "mmmgrpfh", "puaf", "grronch"). Pintó tremendos nubarrones en mi futuro y me mandó de vuelta a Ponferrada, a buscar un taller de motos.

Pero la vespa es una maravilla. Con cualquier otra moto me habría quedado tirado allá, llamando a la grúa. Pero, por suerte, aún me enganchaba la tercera. Y, señores, la vespa se puede arrancar en tercera: se echa pie a tierra, se agarra la moto por los cuernos, se empieza a correr hasta coger velocidad, se salta al asiento como John Wayne, se mete tercera y la vespa emite una tos bronca (como de ballena con mocos), propopop, propopop, hasta que se va acelerando, y marcha. Así volví a Ponferrada. En el taller, les hablé un poco de Vespaña, dejaron las motos que estaban arreglando y se pusieron a abrirle los sesos a mi vespa (nunca lo he dudado: hay más gente maja que borde en el mundo). Pronto me dijeron que era una tontería: uno de los cables de las marchas estaba deshilachado y no tiraba, así que las velocidades no entraban, salvo la tercera, de chiripa. (Y gran chiripa, porque si no hubiera entrado ninguna o sólo la primera, aún estaría llegando a Ponferrada). Me cambiaron el cable y me cobraron la operación: ¡diez euros! Es que la vespa es tan sencilla, me dijeron. Basta con cambiar las piezas que se desgastan con los kilómetros. ¡Viva la vespa! ¡Abajo la electrónica!

Salí entusiasmado de Ponferrada, dormí con la tienda de campaña en Vega de Espinaredo y hoy he recorrido los Ancares leoneses y lucenses: la etapa más bonita y más interesante de todo el viaje, por ahora. Estoy encantado. Ya os lo contaré mañana o pasado. Estoy casi en La Coruña (mañana, día de las letras galegas, aunque no sé cuál celebran este año, espero que sea la g o la h, comeré con Pacosánchez). Sólo usaré la vespa para ir a La Coruña (20 kms) y volver por la noche a este albergue a orillas de la ría de Betanzos. Jornada de descanso, que ya van casi 1.500 kms. desde Donosti.

9 comentarios:

ami dijo...

Viva la vespa, es lo que tiene. Tú duerme feliz en tu tienda, para que mañana pacosan o montxo te cuiden y las letras. Y tu vespana, la pobre viendo el pulpiño de lejos. Gracias, viva la vespa

LMO dijo...

Huy, lo que ha dicho... Que ha dormido con la tienda de campaña.

Sueles decir que en los viajes de los problemas surgen muy buenas historias. Confío en que no haya sido excepción.

Igoa dijo...

Me alegra escuchar (bueno, leer) que el problema se ha solucionado y que en tu estadística mundial hay más gente agradable que del tipo "mmmgrpfh", "puaf", "grronch", "se limpie Ud. con la mano, coño!".

Me asalta una duda... qué comiste? ;-)

Ander Izagirre dijo...

Ami querido, Montxo está en Cambridge (¿o en Oxford?). Recuerdos a E y a J, cuando me acerque un poco hacemos una merendola (ya está, otra vez la comida!).

Igoa jauna, lo mismo te digo, a ver si te arrimas un fin de semana con un casco (y si tu padre tiene una tarde tonta y se pone a hacer pudin de pera, pues oye)

Bea dijo...

Saluda de mi parte a las letras galegas (a la h no, que es una traidora. Pregunta a mis alumnos). Me alegro de que todo vaya tan bien, averías y todo. Cuando vayas hacia el Sur, no te olvides de pasar por Xinzo de Limia, Villar de Barrio (hay albergue), San Miguel de Padreda y Maus. Allí dile a Mercedes (la de Isaac) que Bea, la nieta del Ramiro, le manda muchos besos.
Pordrías inaugurar la sección "Saludos vespaña". Tipo Amelie, pero en rural.
Muchos besos de los 5.

Erri-Berri dijo...

¿Cómo que mejor que no hubiera novedad? El problema te arregló literariamente el día, y no te invitó a comer de milagro. Botillo, ¿no? Ríete tú de la fuerza de la Vespa con la Fabada. El Botillo es de última generación de comidas fuertes.
Vaya milagrico el del Espanyol con la Real, ¿eh, Ander? Me cuenta mi padre que estaba pactada la NO Agresión desde hace meses. Pero es que marcó el Alavés. Por cierto, ¿el Alavés es un equipo vasco? Parece como si no lo fuera. Parece.

Esnabide dijo...

Egun on
Hoy 17.05 es el día de Internet y de las "Bloggs", como dice el DV, las autopistas del futuro. Zorionak por esta Blogg TAN ENTRETENIDA.

Me alegro de que en Ponferrada te echaran un cable con el cable
Muxus

E dijo...

Qué frescor me traes, Ander.
Ojalá tengas sol en La Coruña, porque se pone preciosa, y no dejes de tomarte un ribeiro fresquito (o varios) para celebrar tu Vespaña. Chin chin.

Esnabide dijo...

Hoy, presentación de la XVª edición de la Donosti Cup en Donostia.
El año pasado coincidiendo con la entrega a los asistentes de tu libro "Plomo en los bolsillos" asististe como antiguo colaborador del Evento y en la edición de hoy he podido ver a Futbolistas como los hermanos Alonso, López Ufarte, también a Periodistas como Carlos Bengoa, con el que he hablado sobre tu Vespaña y me ha prometido que te llamará para hacerte una entrevista telefónica para su Radio.
Nos han agasajado con un riquísimo aperitivo; pintxitos, coktail de cava y tus más próximo hemos terminado con un "café torero"
Bihar arte