05 junio 2006

Excepcional


Sierra Nevada es excepcional, en el sentido estricto de la palabra. No sólo porque levanta los picos más altos de la península Ibérica (el primero: Mulhacén, 3.481 metros; el tercero, Veleta, 3.392; el quinto, Alcazaba, tresmilnosecuántos) sino porque ofrece un paisaje alpino, modelado por hielos milenarios, en un entorno subtropical y a dos pasos del Mediterráneo y de África. Alberga un montón de plantas endémicas de épocas glaciales, que quedaron aisladas en esta cordillera, hay flores que sólo se encuentran en islotes árticos -o en ninguna otra parte-. De hecho, el propio nombre es una señal muy clara de su excepcionalidad: no tendría sentido llamar "nevada" a ninguna sierra de los Pirineos o los Alpes, porque todas lo son; las cordilleras que llevan este adjetivo -esta Sierra Nevada granadina, la Sierra Nevada de California o las Snowy Mountains australianas- se levantan en medio de regiones secas y hasta muy desérticas. Una excepción, pues.

Y como las excepciones siempre son interesantes, ayer subí con la vespa hasta el albergue militar en el que una barrera impide el paso (a 2.550 metros: récord de altitud para la vespa, que no creo que supere nunca, porque debería irse a los Alpes). La barrera impide el paso, pero la carretera sigue subiendo hasta unos metros antes del mismísimo Pico Veleta. Supongo que a esta barbaridad construida en los primeros años 70 la empujó el tonto orgullo nacional de tender la carretera más alta de Europa (aunque hay otro dato curioso: en esa época el Mulhacén, el Veleta y los montes cercanos eran propiedad privada de una familia que incluso llegó a hipotecarlos: imagináos al banquero tasando el Mulhacén. Hay que investigar esta historia, izagirre). He visto una postal de los años 70 en la que aparecen un montón de seiscientos y doscaballos aparcados junto al Pico Veleta. Tremenda estampa.

Ahora, con un poco más de sentido común y con las leyes de un parque nacional, sólo se puede subir al Pico Veleta andando o en bici. Por la carretera -que se va degradando y, lógicamente, nadie la repara- el recorrido suma 12 kilómetros. Si se va a pie, el sendero va atajando a través de una ladera pizarrosa y sólo son 9 kms. El guarda me dijo que tardaría unas tres horas en subir. Pero alguien como yo, un treintañero desentrenado pero entusiasmado, con una parada para echar un trago y comer unos frutos secos, tardará 2h15'. Así que la subida al tercer pico más alto de la península sólo es una excursión media. Con un premio gordo: las vistas sobre la vertiente de las Alpujarras y sobre el circo que forman el Veleta, el impresionante torso del Mulhacén y el pico Alcazaba. En los hielos de esa circo nace el río Genil. A la espalda ve toda la ascensión, la estación de esquí de Sierra Nevada y, al fondo, Granada.

En la cima (3.392 metros) había moscas y mosquitos, un peculiar escarabajillo y mariposas, un holandés sentado en posición de loto y un ciclista con pulsómetro, otra media docena de montañeros. Y había cobertura para los móviles: la mitad de la gente llamaba o mandaba mensajes para anunciar la buena nueva. Ay, la inmediatez que nos aturulla.

Como algunos sabéis, los minutos compartidos en la montaña valen por cinco, así que en el último tramo de subida hice un amigo granadino (Emilio, un abogado que cambió casos de personas por casos de papeles para dormir tranquilo) y después de las fotos y el bocatachorizo de rigor, bajé, bajé y bajé, con la pequeña euforia tontorrona y silbando (no están en los silbables montañeros de eresfea, pero silbé el bolero de Ravel y el Riau Riau, lo prometo).

Hoy estoy un poco requemado y contento. He dedicado la mañana a visitar la Alhambra, qué puedo decir. La Alhambra es una de esa media docena de cosas que habría que transplantar a otro planeta en caso de emergencia. Qué puedo decir. Sólo se me ocurre una cosa. Lo que decía una señora donostiarra: como la Plaza Guipúzcoa no hay nada.

16 comentarios:

mi-tacua-uy dijo...

¿No te gustó La Alhambra? A mi me encantó, me transportó a los cuentos de las mil y una noche. Por cierto busqué la plaza que mencionas y está en San Sebastián, es muy bonita, pero estilos diferentes, no creo que se pueda comparar; aunque comprendo que la madre tierra.. es la madre tierra.
Sierra Nevada, un pendiente. Ahora como en Uruguay no pasamos de los 500 mt. probablemente llegue con tanque de oxígeno ;).

Emilio dijo...

Ander, comparto la medida de los minutos montañeros compartidos, y aún la elevo. Tienes un e-mail.Emilio (amigo montañero, no reveles mis defectos :) )

Emilio dijo...

Comparto tu valoración de la medida de los minutos montañeros. Espero vernos en otra. Tienes un e-mail. Emilio.

Emilio dijo...

De los dos post anteriores, uno creí no enviarlo.Sorry.
Me hubiera gustado acompañarte a la Alhambra. Quizás la próxima.

Nahum dijo...

Coñe, te acercas peligrosamente a la costa levantina y yo sin poder entrar a tu blog...

¡Me cagüen!

Erri-Berri dijo...

Lo que hubieses pagado por llevar una bici, ¿eh, merckx?
Hipoteca + Montaña = piso en madrid

Abrazo y ánimo. si te queda poco chorizo, te mandamos uno.

Ander Izagirre dijo...

Mi-tacua-uy, me temo que no has entendido bien mi impresión sobre la Alhambra. El comentario de aquella señora de "como la Plaza Guipúzcoa no hay nada" es una broma habitual entre algunos amigos, cuando vemos algún paraje que nos deja con la boca abierta.

¡Ah, bueno!

Ander Izagirre dijo...

Nahum, cuanto tiempo sin noticias tuyas, me tenías preocupado.

gusiluz75 dijo...

Ander, bihotza, compadre, llámame cuando estés llegando... ya sabes que las tareas de una profesora criptogénica y acelerada son muchas y tenemos que reservar con antelación en El Chupa para comer, llamar a Miguel para que venga, dejar el examen preparado para mis niños por si acaso... uf, qué "atareamiento", y yo en Barcelona... ya te contaré.

mi-tacua-uy dijo...

ah! Que bueno que te gustó La Alhambra!

j dijo...

De un fan anonimo de tu blog, al que he accedido desde otro blog del adversario, te digo... Vespea por los pirineos aragoneses, que tb molan.çSalud y animo.

eresfea dijo...

En 1991 subí en coche, haciendo autoestop hasta el Veleta. Entonces estaba previsto solucionar el asunto del récord de la altitud de la carretra (tiene que tener salida, no sólo llegada)asfaltando el camino que desde allí se mete hacia la ladera sur. Por esa pista subían los coches muy cerca de Mulhacén, y las señoras con tacones o los caballeros con las cajas de Cruzcampo hacían fotos desde la cima de la Península a los ingenuos montañeros que subían por una bonita arista.

Jane dijo...

Yo también TRASPLANTARÍA la Alhambra...y el Pico Veleta, y la Punta del Roncudo...y tantas otras cosas...oye, que viajecito, no?

Jane dijo...

Yo también TRASPLANTARÍA la Alhambra...y el Pico Veleta, y la Punta del Roncudo...y tantas otras cosas...oye, que viajecito, no?

vertol dijo...

Ander:
Me ha hablado Peter de tu aventura y me parece tan valiente como admunsen en su vertiente asfáltica.
En agosto iré a la Añhambra y veré la huella que has dejado.
Por cierto, ¿Qué consumo de gasolina tiene ese vólido cada 100 km?

Un abarzio y ánimo.

Ander Izagirre dijo...

Vertol, la vespa consume unos 4 litros cada 100 kms, a veces incluso menos. Eso sí, cuando me meto en una autovía y voy a 100 km/h y 6.000 revoluciones, el consumo se dispara. Otro motivo más para preferir las carreteruelas.